Aunque el coronavirus no enferma gravemente a los niños, un nuevo estudio demostró que la carga viral de los menores enfermos es 100 veces mayor a la de un adulto y abre la posibilidad de que sean altamente contagiosos.

Entre todas las características del coronavirus que dificultan vencerlo, como el descubrimiento de que se trata de un virus no estacional o su capacidad para afectar otros órganos además de los pulmones, uno de los puntos débiles del SARS-CoV-2 es su incapacidad para causar estragos en los más pequeños.

Las infecciones de COVID–19 en niños de 0 a 14 años son las más bajas de cualquier rango de edad y en la gran mayoría de estos casos son asintomáticas o bien, presentan molestias apenas perceptibles.

Esta postura ha guiado las políticas de la OMS y los países miembros, que desde el principio de la pandemia asocian a los niños con el sector menos vulnerable a padecer de COVID–19 grave. Sin embargo, un nuevo estudio en la revista especializada JAMA Pediatrics abrió la posibilidad de que los menores de 5 años con síntomas leves presenten una carga viral 100 veces mayor en el tracto respiratorio que los adultos.

El estudio integró a 145 pacientes con síntomas leves de COVID–19 y los clasificó en función de su edad: el primer grupo con niños menores de 5 años, el segundo de 5 a 17 y el tercero de 18 a 65 años. 

Tras analizar el material genético (ARN) que provoca un positivo en las pruebas de coronavirus, los científicos hallaron que mientras en el segundo y tercer grupo se mantenían en un nivel similar, en el primero se calculó una probable carga viral entre 10 a 100 veces mayor que en los demás:

“Nuestros análisis sugieren que los niños menores de 5 años con COVID-19 leve a moderado tienen altas cantidades de ARN viral de SARS-CoV-2 en su nasofaringe en comparación con niños mayores y adultos”

No obstante, los investigadores aclararon que la carga viral de los menores de 5 años está aproximada en función del umbral de ciclo, un indicador que reacciona al detectar el ARN (ácido ribonucleico, el material genético del virus presente en el tracto respiratorio) y no propiamente la carga viral de COVID–19:

 “Nuestro estudio se limita a la detección de ácido nucleico viral en lugar del virus, aunque los estudios pediátricos de SARS-CoV-2 informan una correlación entre los niveles más altos de ácido nucleico y la capacidad de cultivar virus infecciosos. Por lo tanto, los niños pequeños pueden ser conductores importantes de la propagación del SARS-CoV-2 en la población general”.

A pesar de que es necesario realizar más estudios al respecto y aún no está del todo claro si esta presencia tan alta del ARN del coronavirus corresponde a la carga viral y ésta provoca un mayor número de contagios  el estudio del COVID–19 en niños puede ser esencial para un mejor control de la pandemia, especialmente cuando los gobiernos de distintos países comiencen a abrir escuelas y centros educativos a los que asisten los más pequeños. 

 

Fuente: https://www.muyinteresante.com.mx/cuerpo-mente/ninos-covid-19-niveles-del-virus/amp/?fbclid=IwAR0pchL9y9HGoBaacUR3tw866s5icbMXz3AxgK4rtTS2ExmSqnoXffAP5dE 

0
0
0
s2smodern